Enmierdificaci贸n

Enmierdificaci贸n

Cory Doctorow introdujo el t茅rmino "enshittification", que podr铆a definirse como un proceso por el cual un determinado servicio digital se degrada hasta el punto de que utilizarlo es un asco, una miseria y una mierda.

馃懁
Cory Doctorow (wikipedia 馃嚭馃嚫) es un escritor de ciencia-ficci贸n, periodista, blogger y activista por los derechos digitales con doble nacionalidad, canadiense y brit谩nica. Es posible que te suene no s贸lo por sus novelas y por sus ensayos, sino tambi茅n por ser un blogger veterano muy ligado a Boing Boing, donde fue coeditor durante muchos a帽os y tambi茅n autor; sus art铆culos en Boing Boing y en Pluralistic se cuentan por miles.

Adem谩s, trabaj贸 para la Electronic Frontier Foundation (wikipedia 馃嚜馃嚫), para la cual todav铆a colabora como asesor.

La palabra fue acu帽ada en su art铆culo "Social Quitting", escrito enero de 2023 en Locus Magazine y rese帽ado tanto en su blog de medium como en su blog personal, pluralistic.net. Poco despu茅s, la carga sem谩ntica del t茅rmino cuaj贸 completamente en el art铆culo "Tiktok's enshittification", y empez贸 a repetirse en m谩s art铆culos del propio autor y de otros. Entre esos otros me incluyo, me he referido a ella en varios foros como enmierdificaci贸n, que es la traducci贸n que creo que mejor recoge ese matiz de transformaci贸n o transmutaci贸n en 馃挬

Es tan relevante que la Sociedad Americana del Dialecto escogi贸 enshittification como la palabra del a帽o en 2023. Y como es un t茅rmino que voy a usar mucho en este blog, quiero capturar su esencia en este art铆culo.

La palabra se introdujo al describir la decadencia y el desd茅n hacia los usuarios y los clientes de las redes sociales y mercados-plataforma. Un mercado-plataforma es un servicio en internet que pone en contacto productores con consumidores, de productos o servicios, y se lleva una tajada por cada transacci贸n. Por ejemplo, eBay y Amazon empezaron cobrando una comisi贸n por cada venta, y plataformas m谩s extendidas hoy en d铆a como AirBnb para alquiler de alojamiento de corta duraci贸n, o AirTasker, para ofrecer nuestra capacidad para realizar micro-trabajos, tambi茅n. Si ganas dinero usando cualquiera de estas plataformas, por ejemplo porque traduces un trabajo mediante AirTasker, 茅sta se lleva una comisi贸n.

Google tambi茅n es un ejemplo de mercado plataforma, que pone en contacto productores de informaci贸n con consumidores de la misma.

A trav茅s de su historia, este tipo de plataformas ha seguido m谩s o menos consistentemente el siguiente proceso de enmierdificaci贸n, primero para los usuarios del gran p煤blico (quien compra, quien busca en Google), y luego para sus clientes (quien paga las comisiones para que sus anuncios o su contenido patrocinado aparezca arriba). Y es f谩cil reconocer c贸mo los servicios digitales, no ya s贸lo los mercados plataforma, van progresando a trav茅s de un ciclo de vida que los empeora constantemente hasta que ya no resultan 煤tiles ni provechosos a nadie:

Here is how platforms die: first, they are good to their users; then they abuse their users to make things better for their business customers; finally, they abuse those business customers to claw back all the value for themselves. Then, they die.

(As铆 es como mueren las plataformas: primero, son buenas para con sus usuarios; despu茅s abusan de sus usuarios para favorecer a sus clientes; finalmente, abusan de sus clientes para acaparar todo el valor para ellas mismas. Despu茅s, mueren.)

El caso de Google es enorme, y como ejemplo es fant谩stico: su propia transici贸n hacia un mercado plataforma de la publicidad es su enmierdificaci贸n en s铆 misma, y sigue la descripci贸n de Cory Doctorow etapa a etapa:

  1. Primera Etapa: en aquellos dos a帽os entre 1998 y 2000, cuando Google todav铆a no ten铆a una divisi贸n de negocio de anuncios y de posicionamiento por palabras, los resultados eran clasificados excelentemente por pura relevancia, y todos sus usuarios est谩bamos maravillados: por fin era f谩cil encontrar cosas en internet.
  2. Segunda Etapa: entre el 2000 y hoy, los usuarios reciben anuncios y resultados de b煤squeda promocionados, cada vez m谩s arriba y paulatinamente cada vez m谩s; mientras, aparece la figura del cliente, que son los anunciantes que les pagan y reciben visitas gracias al posicionamiento comprado. Este posicionamiento se consigue realizando seguimiento a nuestra actividad en internet, que cada vez es m谩s dif铆cil de entender, limitar o evitar a煤n sin usar Google o tener cuenta de usuario. Con la llegada de Android, Google nos sigue a todas partes porque est谩 en el bolsillo. Es el abuso de los usuarios en favor de sus clientes.
  3. Tercera Etapa: los cada vez peores resultados de la b煤squeda de Google a pesar de su cada vez mayor apetito por tus datos personales son s贸lo los efectos m谩s recientes del proceso. Ahora mismo, s贸lo quien m谩s paga aparece en primera p谩gina: los resultados de b煤squeda son cada vez peores, menos diversos y menos relevantes para el usuario, y cada vez m谩s clientes se quedan fuera de la primera p谩gina porque no pueden competir. Y recordemos: seg煤n Javier Cansado, la tercera p谩gina de Google es la Dark Web. Y Google no deja de cobrar y de crecer, acaparando el valor para ella misma mientras abusa de sus clientes.
  4. Obviamente, Google sigue ah铆; todav铆a no se ha cerrado el proceso.

Pero aunque el t茅rmino se empez贸 explicando con las plataformas, es f谩cil extenderlo a otros ejemplos relacionados con la tecnolog铆a, como pueden ser los impedimentos a la reparaci贸n independiente de los dispositivos por los que has pagado bajo el pretexto de protegerte. S铆, te impedimos reparar tu dispositivo para protegerte: es absurdo pero cierto. O que Windows, un producto cuyo precio oficial es 145鈧, muestre publicidad y contenido posicionado sin ning煤n tipo de rubor.

Todas estas cosas hacen que te pares, te plantees que las cosas, antes, no eran as铆. Que antes todo era m谩s transparente, m谩s honesto y m谩s personal. Y que te enfades, l贸gicamente.

Y todo lo que se enmierdifica lo hace al mismo tiempo que eleva los costes del cambio para que los usuarios y clientes no tengan tan f谩cil el irse a otro lado. Por ejemplo, cualquier aplicaci贸n de mensajer铆a instant谩nea o red social comercial hace imposible o lamentable el contactar con usuarios de otras. Desde WhatsApp no pod铆as contactar con un usuario de Telegram. Desde iMessage no pod铆as contactar de forma segura con usuarios de Android, a los que enviaba mensajes SMS como si estuvi茅ramos en la d茅cada de 1990.

Est谩bamos tan metidos en el barro que probablemente lo ve铆amos normal, hasta que recordamos que hay redes sociales federadas como Mastodon, y mensajer铆a descentralizada, como XMPP, que ponen en tela de juicio cualquier justificaci贸n t茅cnica.

De hecho, la Ley Europea de Mercados Digitales ha bastado para, por un lado resolverlas, y por otro para poner en evidencia a todo el mundo. Apple implementar谩 compatibilidad con RCS, el sucesor de los SMS, permitiendo as铆 contactar con usuarios de Android con un m铆nimo de seguridad; sin embargo, seguir谩 mostrando las burbujas del chat RCS en verde, color asignado actualmente a los SMS, lentos, obsoletos y que nadie deber铆a usar por pura seguridad. T煤 y yo lo sabemos, pero probablemente muchos usuarios de a pie ni se enteren del matiz, y sigan asociando las conversaciones con burbujas verdes con poca calidad. WhatsApp tambi茅n tiene lo suyo: permitir谩 interoperar con otras alternativas, pero segregar谩 las conversaciones con otras plataformas en una pesta帽a aparte, haciendo de todo el tema un ejercicio de segregaci贸n bastante descarado. Ambos cumplen, s铆, pero de forma que genera rechazo, fricci贸n y verg眉enza ajena.

La situaci贸n, a estas alturas, es tan pobre y generalizada que este tipo de cosas son casi como un despertar.


La enmierdificaci贸n puede afectar a cualquier cosa m谩s all谩 de la tecnolog铆a y los servicios digitales, como a los coches, los tractores y, en general, a cualquier cosa en la que su responsable pueda llegar a pensar que no te est谩 sacando el suficiente dinero. A煤n as铆, en este blog me centrar茅 en la tecnolog铆a y en servicios digitales, se帽alando v铆ctimas de la enmierdificaci贸n y compar谩ndolas con los remansos de calidad a los que todav铆a nos podemos retirar.